Génetica para criadores -1- (traducido de The total Shiba Inu)

Recomiendo la lectura del libro original, que podéis encontrar en Amazon. No soy traductora, por tanto, pido disculpas de antemano por los posibles errores que pudiera contener. El capítulo será publicado por partes, siendo esta la primera parte. Todo comentario será bienvenido 🙂

51paN3etkPL._SX385_BO1,204,203,200_

Genética para criadores

Este capítulo presenta a los criadores información esencial sobre las bases fundamentales de la genética, y aborda dos temas en detalle: la herencia del color del manto, y la endogamia.

Como las personas, los perros están compuestos de células. Cada célula en el perro tiene un núcleo que contiene 39 pares de cromosomas. El par de cromosomas está forma por un cromosoma heredado del padre y otro heredado de la madre. Los genetistas habitualmente representan el cromosoma como un collar de cuentas, cada cuenta del collar es un gen, formado de ADN, el cual tiene una especial localización (“locus”) en la cadena, y es responsable de algunos aspectos de la apariencia del perro.

Los genes correspondientes del mismo locus de cada par de cromosomas influyen en el mismo factor. Por lo tanto, cada factor que contribuye a la apariencia del perro está influenciado por un gen de la madre y otro del padre (exceptuando los rasgos ligados al sexo, tema que no corresponde tratar aquí).

Un gen en un locus particular puede tener varias formas posibles, solamente una aparece en cada cromosoma. Estas diferentes formas se llaman alelos. Por ejemplo, algunos genes para el color del manto tienen cinco alelos conocidos que pueden darse para un mismo locus. Cuando los genes heredados de cada padre son el mismo alelo, los dos genes se llaman homocigóticos. Si cada padre contribuye con una forma del gen diferente se llaman heterocigóticos. En un par de alelos heterocigóticos, habitualmente uno es dominante y otro es recesivo. El gen dominante normalmente encubre el efecto del gen heredado del otro padre. De todos modos, el gen dominante no siempre cubre completamente la características del gen recesivo (esto se llama dominancia incompleta), motivo por el cual algunos perros pueden mostrar características de ambos genes.

Herencia del color del manto

El shiba es considerado una “raza de color” (color breed) en su país de origen (nota de la traductora: “color breed” hace referencia a aquellos perros que se registran concretando el color del manto, por ejemplo un shiba inu se registrará como “black and tan” o “rojo”, pero no como Shiba inu sencillamente). Solo tres colores son aceptados: un color puro naranja-rojo, brillante como el fuego; un elegante negro, con puntos limpios de color tostado (sobre los ojos), y color sésamo, que recuerda a las hojas de otoño amontonadas, con un poso de hollín sobre ellas. Todos estos colores no deben interferir con el urajiro, que es el sello característico de esta raza. Cada pelo del manto consiste en un núcleo o médula rodeada de una corteza y una cutícula delgada. Los gránulos de pigmento llamados melanina se encuentran en ambos, en la médula y la corteza.

La melanina puede ser tanto negro/marrón (eumelanin), como amarillo/rojo (phaeomelanin). Los genes controlan la configuración de estos granulos de pigmento, y la configuración de los mismos son los que dan el color al manto.

Basándonos en esta explicación, predecir el color del manto debería ser fácil. Desafortunadamente, los estudios sobre la herencia del color del manto han estado limitados a las observaciones hechas de criadores de razas puras, y algunos test basados en cruces concretos.

No todos los estudios se hicieron en entornos controlados, y las informaciones proporcionadas por los criadores no se pueden considerar completamente creíbles porque los individuos rara vez muestran los colores de la misma manera. Por tanto el sistema alélico que se va a argumentar, solo puede considerarse como una hipótesis de trabajo.

Los genetistas que estudian esta cuestión no están de acuerdo en los puntos clave, e incluso en la existencia de algunos alelos. Los alelos actúan a veces de forma desconocida modificando el grado en que se expresan los colores. Una posible explicación de estas modificaciones es que un grupo de genes actúen de forma conjunta (poligenes) controlando una característica particular o modificando la influencia de un gen.

Alelos de la serie A (Agouti)

  • As negro/marrón
  • Ay rojo/amarillo (sable)
  • Ag gris lobo (agouti)
  • asa sillín negro/marrón sobre color rojo/amarillo
  • at negro/marrón con puntos (sobre los ojos) rojo/amarillo

El locus A controla la expresión de los colores marrón/negro y rojo/amarillo en el manto. Es característico de esta serie que los perros nazcan oscuros y se vayan aclarando en el desarrollo a adulto; el color del manto es más oscuro en el lomo y se va aclarando hacia el vientre. Los pelos de cada color se agrupan por capas (nota de la traductora: por ejemplo en el black and tan se puede observar una subcapa de color tostado, y la capa de pelos oscuros por encima). Hemos enlistado los alelos de la serie A en orden de dominancia, siendo el más dominante As el que aparece el primero.

Dos de los alelos de esta serie no están presentes en el acervo del shiba inu. As es un negro o marrón solido que se presenta en razas como el Curly Coated Retriever o el Terranova). Ag, o agouti, es el color de gris-lobo de razas como el Alaska Mamute. El asa es el patrón de “silla de montar”, una mancha oscura sobre el lomo que se dibuja con esa forma, típica del Pastor Alemán, probablemente este alelo tampoco exista en el acervo del Shiba. Genéticamente, los pocos shibas que muestran esta mancha de forma de silla de montar, tienen mayor probabilidad de mostrar fuertemente marcados colores oscuros de su pelaje, en especial las marcas de color oscuro en el b&t de forma que contamina el color tan.

Rojo Ay y at definitivamente están presentes en el Shiba, Ay es el clásico color rojo que le da al Shiba el pseudónimo de “Aka inu”. Los shibas Ay nacen de color marrón rojizo con algunos pelos negros. Los Ay son rojos en el lomo y laterales, con un tono blanco cremoso (urajiro) en el vientre, cuello, garganta, mejillas y parte inferior de la cola (estas zonas de urajiro son más extensas en esta raza que en otras que portan el mismo gen. La extensión o reducción de esta degradación a blanco se cree que está controlado por un conjunto de poligenes que delimitan el urajiro). La mayor concentración de rojo se encuentra en la punta de cada pelo, degradando a blanco hacia la raíz. Es característico en los rojos Ay presentar unas máscara oscura de cachorros que se desvanece conforme van creciendo. ElShiba AyAy (es decir homocigótico, que ha heredado dicho gen tanto del padre como de la madre), los pelos negros desaparecen prácticamente por completo en edad adulta. En el color rojo, un shiba puede ser penalizado si en lugar de un rojo correcto presenta un color beige o marrón, o bien si presenta un exceso de blanco o por el contrario, muy poco.color1

Black and tan (negro y fuego) El segundo alelo fácilmente observado en el Shiba es el at, black and tan o “patrón de puntos tan” (“tan points pattern”). Negro y rojo o “red points” sería una descripción más adecuada para el Shiba, pero vamos a utilizar el término más familiar. Todos los b&t son genéticamente homocigóticos para este gen (atat), ya que at es un alelo recesivo y solo puede expresarse si va acompañado de su igual, en caso de que un shiba herede un alelo at y un alelo ay no se expresará el color b&t. Estos Shibas son principalmente negros, con una subcapa roja o gris. Sobre los ojos tienen puntos tan, en los lados del hocico, en las pezuñas y hacia arriba cubriendo la parte delantera de las patas. En muchos casos el color tan está presente también en la garganta, el vientre, el interior de las orejas, el pecho, alrededor del ano, y en la parte interior de la cola; en el Shiba, estas áreas generalmente son blancas porque el urajiro está situado en la misma zona. Se considera falta cuando el patrón tan es demasiado extenso o reducido. Este patrón no parece ser tan estable en el shiba como en otras razas (como por ejemplo el Doberman), probablemente porque en el Shiba se ve afectado por otros factores. Un Shiba atat puede presentar un color negro sólido, o bien al otro extremo de la gama de color, ser de color rojizo con una capa alargada de color negro sólido. Faltas menos obvias son perros con zonas blancas muy pequeñas o el rostro de color tan, o bien enturbiado por otros colores (por ejemplo pelos negros mezclados en el color tan o en el blanco), o perros que tienen el puente del hocico cubierto de color tan. Algunos b&t tienen pelos rojos mezclados con negro en en la parte posterior de la cabeza. A veces los pelos blancos pueden formar un espectáculo indeseable alrededor de los ojos. Es importante notar que los cachorros de Shiba b&t exhibirán las mismas características de la serie A que los cachorros rojos porque las zonas tan son oscuras al nacer.

Sable y rojo sésamo Los shibas que han heredado un gen Ay de un padre y un gen at del otro son más complicados de detectar y predecir. Los perros que son genéticamente Ayat pueden tener cualquiera de los tres colores siguientes: rojo claro, sable o rojo sésamo. El primer color, rojo, es el más común visto como variante de AyAt. En estos perros Ay es dominante sobre at y cubren completamente los puntos tan; estos perros son indistinguibles de los rojos AyAy. Pueden o no tener un anillo negro de pelo alrededor de la cola o unos pocos pelos negros en la parte posterior de las orejas o debajo de la barbilla que solo pueden verse en una observación muy de cerca. Solo se puede determinar que estos perros son Ayat si un padre o descendiente es b&t. Estos perros son rojos fenotípicamente (es decir, en su apariencia), pero sable/sésamo genotípicamente (es decir, genéticamente).

Sable o rojo con con el lomo cubierto de un manto escaso de pelo negro, raramente se ve en Japón pero es común en EEUU. La densidad del manto negro en los sable depende de un conjunto de poligenes. Mucho de los perros que presentan este color están registrados incorrectamente como rojo sésamo. Color sable sería un término más adecuado para identificarlos. Los japoneses llaman a estos perros “rojo con inserciones negras”. En Japón solo se permite una escasa superposición de negro de este tipo. Debido a la falta de comunicación entre los criadores de Japón y EEUU a principios y mediados de los ochenta, mucho perros con una superposición negra y hocicos oscuros fueron producidos en la cría de rojo y black and tan, a menudo resultaban ejemplares más cercanos a un color turbio, beige o marrón, que a rojo.

La tercera variedad de este color es el verdadero rojo sésamo o akagoma. El color base de estos perros es rojo con el característico urajiro. El rojo se superpone de manera uniforme con una pizca de negro a lo largo de las zonas rojas del cuerpo. La palabra clave es “equitativamente”. Cualquier concentración de negro es considerada impropia. A menudo la superposición acaba en las rodillas y corvejones y en un definido “pico de viuda” en la frente, dejando el puente del hocico y la zona inferior de las patas un color rojo claro. Por lo tanto, esta variación tiene un patrón distintivo que es muy similar al patrón de “puntos tan” en que hay áreas de color rojo claro en las mismas áreas donde los “puntos Tan” aparecen en el black and tan. Este color es de los más raros aceptados tanto en EEUU como en Japón. En los verdaderos rojo sésamos el gen dominante Ay parece tener dominancia incompleta sobre al gen t porque el patrón b & t no está completamente suprimido. Un rojo sésamo correcto no debe tener más de un 50% de negro.

color3

Un rojo sésamo que tenga más del 50% de negro suele llamarse kurogoma o sésamo negro. Este color es extremadamente raro en el Shiba y no es aprobado en Nippo. Existen dudas en cuanto a si este color es genéticamente el mismo que el de sésamo negro que se produce en la raza shikoku japonés. Es probable que el Shiba sésamo negro sea el resultado de la actuación de poligenes que actuan sombreando el rojo sésamo. Un juez Nippo dijo en una conferencia de EEUU que nunca había visto un sésamo negro y que ni estaba seguro si ese color existía en la raza. Sin embargo, un gran número de sésamos negro existen en EEUU, una vez más como resultado de la falta de conocimientos de los primeros criadores sobre el color del Shiba.

El color rojo base en la Serie A probablemente sea modificado por un conjunto de poligenes (rufus poligenes) en las tres combinaciones (AyAy AyAt y atat). El rojo intenso es el principal color, pero el rojo puede quedar cubierto o ensombrecido por poligenes pasando a ser una especie de leonado o marrón pálido. Ayat sables y sésamos en raras ocasiones pueden quedan decolorados de modo que aparezca un color sesamo blanco (crema o leonado con una “cobertura” negra). Del mismo modo los puntos tan en un shiba black and tan pueden verse cubiertos hasta desaparecer en aquellos perros que serán blancos y negros (n/t: sin color tan). Los poligenes que hacen externo el urajiro también crean negro y blanco en el shiba extendiendo la sombra blanca hasta cubrir las zonas de los puntos tan: esta combinación de color es considerada falta en perros de exposición y los criadores deben seleccionar en contra de este rasgo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s